Wednesday, December 1, 2010

Me gusta

recorrer un camino nuevo todos los días, de preferencia entre sembradíos y al atardecer, pero me adapto a todo terreno. Me da mucho placer servir y ayudar a la gente, sobre todo a los más pequeños. Tengo más amigos que dedos tengo en pies y manos y cada uno me ha dado mucho más de lo que yo a ellos. Por eso soy afortunado, feliz y por lo tanto abundante.