Monday, October 21, 2013

Tenerte sin poseerte


sabe hoy que soy todo de ti 
transformas en vivir mi monótono existir
todo sabe bien si le agregas tu dulzura 
es tu sabor la sal y el sazón en la receta 
y es tu suave aroma la razón de mi locura.

Cada que miro al cielo y veo su belleza inmensa
te robo de donde estás lejos de mí o cerca
moras en mi vida todo y cada rincón dentro se llena
de esa paz que tranquiliza con armonía y sutileza.

Despierto cada día con ganas de agradecer
que tú estas conmigo y quieres permanecer,
también que tengo sed de ti y esta creatividad
y que cada día germina una semilla nueva  
una nueva forma en que te puedo enamorar.

Contigo los miedos se disipan, las dudas se disuelven,
arden en mis manos caricias que a tu cuerpo pertenecen
recuerdo tu sonrisa y mi cielo se enciende 
tengo más ganas de vivir y entre mis brazos tenerte 
de tenerte sin poseerte.

Monday, July 22, 2013

...la llegada del astío

Siempre permanecí atento a la llegada del astío, 
temeroso del rechazo huí, anticipando su llegada 
negándome al sentir de su presencia, el abrazo de mi viejo amigo
sintiéndome a él ajeno logrando escapar antes de que todo terminara.

Entonces creí que sólo el amor al deseo renovaba,
y como inocente víctima me ocupaba de culparla
sin saber que hay cosas que sólo sin motivo estallan
que el tiempo nunca pasa junto a una relación sin resecarla.

Mustio el tedio limosnea abrigo frecuentemente
ingenuo el deseo le cede su lugar en la cama
clamando paz y ternura llena de dudas la mente amante
un par de tontos cobardes cuando creen saber, saben nada.

Hoy sólo se que no existe un pensamiento, palabra o gesto 
que al no usarse no sea olvidado en la memoria y se haga viejo
tedio se anuncia y con gesto de desprecio por el autor no aceptado
es común no estar allí, cerrar los ojos, culpar al otro y hacerse el santo.

No es raro considerar al maldito huesped como un visitante cotidiano
distanciarse en la mente y fugarse en el cuerpo inherte, en un alegato
dispensar la honestidad y negar que aquel hipócrita momento ha llegado
ese día inevitable en que se cree ya no hay caricias nuevas en las manos.

Lo que sí hay ahí son pedazos de miedo enmohecido acumulado
recuerdos que iluminan el descolorido sabor del pecado olvidado.

Hasta ahora poco me he quedado y he aprendido poco, 
que como invierno llega sólo en temporada
que ni el ciclo más sabido puede anticipar su paso
y que cuándo, cómo o por qué no dicen una palabra
simplemente llega de repente, se instala
y no es suficiente el amor, pues nada es permanente. Nada. 

Tampoco hay culpables ni debe haber arrepentidos
sólo aceptables situaciones y aferrarse a lo vivido
a lo sutil, lo sublime, lo permanente, lo tuyo y mío
sólo quedarse quieto y dejar pasar la lluvia y el viento frío.  

Friday, February 15, 2013

Hoy no estás aquí de nuevo

Te traigo desde lejos, directo a mis recuerdos
un calor intenso me recorre todo el cuerpo
eres cálido rayo de sol en mi crudo invierno
lejos de mí pero dentro al mismo tiempo
un sueño del que me despierto sonriendo.

no es común extrañar en mi mundo escueto
luego llegas tú y todo se llena de fuego 
eres flama que enciende pero no quema dentro
lluvia fesca que me baña el cuerpo de intenso deseo
tú, la voz que me confiesa al oído un secreto nuevo.

Si no te tengo cerca, el mundo es ajeno
su giro intenso me arrastra sin preguntar si quiero
y el rencor a lo cotidiano no se disipa en un momento
mis días son sólo vueltas, regreso y me voy de nuevo.

Los días en que no estás todo se llena de un miedo inmenso
tu imagen se vuelve tenue y nada sociega mi espíritu intenso
tu belleza que no acaba, tu toque que todo lo sana
das sentido a mi viaje sin destino y me llenas de calma.

Tú: Luz de adentro hacia afuera,
belleza que en el tiempo no se daña,
el entonces en mis pensamientos, 
paz propia y cercana,
calma para mi desvelo y
el momento que me falta.